miércoles, 24 de mayo de 2017

CUANDO SAHARA TE REGALA UN POLVO



Muchos se preguntarán dónde queda Sahara, y peor si tan lejos está el “país de África” cómo puede llegar a Puerto Rico su arena, porque es un desierto.

Hijitos del Pecado, atiendan:

África es el tercer continente más extenso del planeta, y lo llaman la “cuna de la humanidad” porque en ella los científicos encontraron huesos de lo que fue el primer ser humano que habitó en la Tierra. Algunos de los impresionantes animales que vemos en los zoológicos son animales propios de dicho continente. Este continente se encuentra al sur del continente de Europa, y lo encontramos por el mar Mediterráneo, y en el estrecho de Gibraltar. Se divide por regiones como África del norte y África sub sahariana. No posee tantas penínsulas ni archipiélagos, pero sí varias islas. La más extensa es Madagascar, que es la cuarta isla más grande del planeta. Otras islas famosas son las Canarias, Cabo Verde, Bioko, y Santo Tomé. Los ríos más importantes son el Congo, el Níger, el Senegal, y el Orange que desembocan en el océano Atlántico, el Limpopo y el Zambeze con su vertiente hacia el océano Indico, y el Nilo en la desembocadura del mar Mediterráneo. También, posee lagos en una sola región, y el lago Chad fue un enorme embalse creado por los seres humanos hace menos de 50 años. La población de África lo lleva a ser el segundo continente más poblado del planeta con alrededor de 1,111 millones de habitantes que sería el 15.5% de la población mundial.

Vamos al mambo con el polvo que te tiene el carro sucio, y con las alergias más asquerosas de la colonia.

El Sahara es el desierto cálido más grande del mundo, y el tercero más grande después de Antártida y el Ártico. Abarca parte del norte de África ocupando una extensión tan grande como la de China o Estados Unidos. Algunas dunas de arena pueden alcanzar 193 m de altura. Y el nombre de Sahara viene de varios idiomas europeos que en árabe significa desierto y su pronunciación en con j “Sajara”. Ya vemos que si es de ese grande, levanta esa arena, y el aire viene para acá pues el Caribe se verá afectado. El Sahara comprende 12 países de África, y la forma del desierto lo define el viento como las lluvias ocasionales. Este desierto tiene montañas, cordilleras, algunas de ellas volcánicas. La parte central de este desierto no tiene vegetación, solo el norte y sur que contiene áreas de pasto y matorrales.

Y si te preguntas por qué al llegar este polvo hace un calor infernal. Pues, a través del tiempo el clima del Sahara ha sufrido variaciones de húmedo a seco. Por ejemplo, un árbol encontrado fue verde hace 41 mil años, y volverá a ser verde o crecer para 15 mil años después de esta fecha.  Lo positivo es que las señales más recientes es que está ocurriendo precipitaciones en varias áreas, y está creciendo plantación y hasta flores. Increíblemente en el Sahara ha nevado, y los animalitos que se encuentran son cabritas que se pueden domesticar. La mayoría de los animales son nómadas, y también abunda el escorpión amarillo que contiene toxinas, y es muy peligroso. No sé por qué no vuela con el polvo que llega hasta aquí. Pero un pinchazo de este animalito puede matar a una persona adulta. También, hay zorros, aves, guepardos, víboras (pero de esas abundan en Puerto Rico y hablan), perros salvajes, avestruces y cocodrilos. El Sahara tiene 500 especies de plantas.

Para que el polvo del Sahara se levante y llegue a nuestros carros, casitas y ojitos tiene que recorrer 7.500 kilómetros para cruzar el océano Atlántico, y llegar al Caribe. En imágenes satelitales se puede apreciar, y en Puerto Rico quien descubrió que esa masa que se veía era polvo del Sahara, y no lluvia, fue Roberto Cortés cuando en todos los canales pensaban que era lluvia. Este polvo tiene partículas de arena, sobretodo un 30% de bacterias. Hace que la temperatura se eleve, y entra entre la capa marina suprimiendo cualquier convección en dicha capa. Cuando hay tormentas de arena en África, esa arena tiene una altitud de 6 mil metros, que muchas veces se expulsa al mar, llegando a nuestros aposentos. El 4% de esa tormenta llega a nuestras tierras, y el resto que son el 16% se queda en el Atlántico. En Puerto Rico, científicos han medido para el año 2000, una cantidad de 1000 toneladas de ese polvo. Calma corillo, no solo vas a respirar arena sino también, hierro, fosfatos, manganeso, cobre, uranio, y recordar que por allí existe el famoso mineral del petróleo.

Así que mi gente, si usted padece de enfermedades respiratorias, o está sano evite a contemplar las montañas tapadas por este “polvo” porque de una cosa estoy segura, Sahara nos echa el polvo de una manera abusadora.

Un abrazo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.