martes, 21 de febrero de 2017

CLARIDAD QUE SE PONE OSCURO

Foto tomada de Indicepr.com


No es la primera vez que acudo al Festival Claridad, llevo más de 15 años visitando el mismo, más allá de ideologías sino en apoyo a una fiesta donde realmente no hay cacos, no hay muertes, no hay personas que van a buscar problemas. Realmente siento que uno escapa de la realidad con gente cool, hippie, humilde, y que de cierto modo quiere a Puerto Rico, y lo acepta como Patria. 

Como digo las cosas buenas también digo las negativas porque estamos en una democracia no en una dictadura. Es hora de que aceptemos los puntos negativos para arreglar los mismos. Porque no podemos dejar que una celebración tan positiva caiga en manos del capitalismo, de la mala organización, y la mala fe. 

Claridad es un periódico que no cuenta con el mismo capital de El Nuevo Día ni de Primera Hora. Es un periódico en comparación con otros un poco más costoso porque no tienen un soporte económico, y realmente publican lo que el pueblo quisiera leer, y lo que el gobierno no quiere que conozcas. Sus artículos son excelentes, uno aprende mucho, pero las personas detrás de todo este Festival deben entender que hay diferencias de opiniones, y que ellos no son el Pueblo.

En una economía asfixiada, que los mismos que asisten al Festival o lo creadores lo saben, comienzan cobrando $5 dólares de estacionamiento. Era la primera vez que pagaba en toda mi vida. Fui con mi pareja, ya la entrada no era un donativo, sino la entrada tenía un costo de $5.00 dólares. Vamos por $15.00 y no había comprado ni un bacalaíto. La entrada está económica, pero me estuvo tan raro pasar de un donativo a una entrada obligatoria. Y digo "donativo" por decir donativo porque antes si pagabas $4 dólares te miraban como que te faltaba $1. Así que primero hay que llamar las cosas por su nombre. Entiendo también que la Comandante Yulín facilita las cosas para que este Festival se de en su municipio, ella es "populete", pero tiene una pizca de independentista, así que este Festival por parte de ella entiendo que no hubo escollos. Así como muchos independentistas que le gusta el billete americano.

La división del independentismo es notoria, y la encuentro hasta ignorante. Todos luchamos para el mismo norte, pero se enchisman porque no pertenecen a x ó y bando, y en realidad no encuentro cómo explicar esto a nuevas generaciones. Gente vieja peleando por lo que es correcto o no, no desean moderar posturas, la independencia es la independencia, es lo mismo, y punto. El miedo que me persigue es que si esto ocurre a quién le rendiremos cuenta si esta gente es tan ignorante, fanática, y ahora veo un capitalismo desmedido. Lo mismo que critican del sistema capitalista se vive en el Festival.

La comida, los artesanos, entre otras cosas para la venta estaban en precios excesivamente caros comparado con el otro año, y lo triste es que es una actividad familiar. Es decir, un padre o madre de familia no gasta para él o ella sol@, sino que es para una FAMILIA. Fui con mi pareja y gastamos en menos de 5 horas más de $100 dólares en 5 cositas, y eso que no comí. 

Primero, la gente que te recibe en la entrada con cara de jaquetones, parecían un grupo de seguridad, pero eran señores que debatir por sus acciones era como faltar el respeto, pero ellos mismos le faltan a uno. Luego, mi pareja compró un plato de comida, bastante grande que necesita por lo menos una silla. En la entrada solo había una muchacha cobrando, otros de pie, había como 17 sillas vacías en 3 ó 4 mesas, y no nos quisieran prestar ni una. Algo increíble. Una señora trigueña parte de los organizadores (creo) me decía que era responsabilidad del kiosko traer o alquilar mesas, y yo le decía que no entendía cómo no podían prestar una silla si no se iba a mover, era allí mismo, y para colmo era como vil, había una mala fe. Le indiqué si con esa actitud tan descortés pensaban hacer Patria, que si esa era la paga de un Pueblo en Resistencia como le dedicaban este Festival que fue del 16 al 19 de febrero de 2017. Mi pareja fue donde la persona que cobraba, y con una cara fresca le dice "ve por aquellos kioscos (señalando al otro extremo), allí alquilan sillas". Era la primera vez que él iba porque era de otro pueblo lejano que no hay este tipo de festivales. Mi cara de vergüenza era obvia. Sí, hay gente que lleva sillas de playa, pero como a veces no dejan entrar las mismas, no quería correr el riesgo de virar al carro. No sabía si decidían hacer una revolución allí y escondían en las sillas metralletas.

Los artesanos fueron parte de otro chiste. Todo es ahora ATH Móvil, auspiciando la banca que tanto nos ahoga. Ver una ATH allí me da escalofrío cada vez que mis ojos se percata de la fila. ¿A qué estamos jugando? Entiendo que no vamos a pagar con piedras ni con trueque, pero contra seamos honestos. Hay cosas que no parean. Una artesana que vendía cosas del mar, se atrevió a decirme que una pieza que estaba vendiendo era "cuarzo marino". Mi pareja y yo quienes nos pasamos en las Playas de Puerto Rico nos miramos, y no nos reímos por respeto. Realmente era una botella de cerveza en cristal, "curada" por la sal del mar. Estaba cometiendo fraude, estaba mintiendo e imaginar esas personas que compraron un pedazo de una botella de "Heneiken" creyendo que eran cuarzos. Las imitaciones de cuarzos estaban a 2 por 3. Si listo es el boricua, el extranjero es el doble. Un peruano vendiendo unas cadenas con un "cuarzo" y él decía para todo lo que servía el cuarzo, pero era de mentiras. ¿Cómo se atreven a mentir a un pueblo que va allí con sacrificio a apoyarlos? Los que venden Tshirts son bien anticapitalistas, pero me encantan como imprimen en sus camisetas las caras del Che, Oscar López, Albizu Campos, y para colmo no verifican las camisetas que muchas veces las tienen en el piso, y las tratan de vender sucias. Por favor, vamos a ser prudentes. En el estacionamiento vi personas mayores cambiando sus camisas de botones por camisetas del Che o de la Bandera de Puerto Rico blanca y negra. Es como una doble vida o farandulear bien cool.

En lo general la variedad de artesanos era muy buena, extensa, pero muy costosa. Entiendo que es trabajo que pasan, pero no todos estamos con la misma cantidad de dinero de antes. Deberían aceptar dinero, y dejar a un lado los sistemas bancarios o tecnológicos. 

La parte musical muy variada, muy buena para la familia, pero creo que Claridad por llenar Tarimas y no pagar, prefieren llevar personas que no es su ambiente. Por ejemplo, vi una joven que se dice llamar "Emperatriz" con otra que es DJ, estaban vestidas como Lady Mágica, no se entendía lo que cantaba, se veía tímida en el escenario, había dos personas mirando su show porque todos pasaban y se reían. Me detuve porque no podía creer lo que estaba viendo. Pudiendo aprovechar y traer gente muy buena para cantar, declamar, hacer obras breves o demostrar su arte. Pero creo que por economizar hacen estos PAPELONES. Por ser de otras ideologías hacen PAPELONES.

El kiosko del PPT estaba encendido. Un señor muy carismático hacía su promoción de sangría. Fueron los amables que nos prestaron las sillas. Una señora, que desconozco su nombre, nos las prestó con tanta amabilidad a sabiendas que alquilaron las sillas POR $100 dólares a Claridad, para su equipo de trabajo allí, y no pusieron reparos. Cuando los del mismo Festival se pusieron como unos afrenta'os por unas sillas. Cuando le pregunté al del PPT si Bernabe correría de nuevo, él titubeó un poco. Creo que ese partido es como un Transformer, de pieza en pieza no saben lo que están montando. Había otro señor recogiendo firmas para el PIP y realmente ni para allá miré. Lo que me hizo María de Lourdes Santiago en dejar a una audiencia, mi audiencia, allí tirada sin llamar para excusarse que no iba a llegar fue un puñal muy grande. Puede ser muy buena oradora, y batallarse con cualquiera, pero la humildad y la responsabilidad debe ser primordial. 

En fin, seguían las ventas y recolectas por Oscar López, que no entendía. Pero lo impactante eran las caras de amargados de los coordinadores o las personas que ayudaban en la actividad. Dejaron mucho qué decir. Quien no se daba cuenta es que estaba ebrio o que simplemente no es tan observador como yo. Quizás llevaron su silla de playa. 

Al entrar te regalaban como un librito que era el programa del Festival y te decían tajantemente que era uno solamente que podías tomar aunque fueras con más personas. O sea parecer turistas mirando un solo mapa. No entendí la publicidad en dicho programa, no vi algo contundente hacia quienes le dedicaban el Festival que era el pueblo en resistencia porque he visto manifestaciones, pero el pueblo está dormido. ¿A caso no ven cómo no les importa la situación de la UPR? Y lo único que piensan es en paros o dar vueltas frente al Capitolio. ¿Podrían aprender a luchar como en otros lugares de América que hasta tienen menos recursos?

En fin, termino indicando que no todos los que van a ese Festival van por diversión, a trabajar como los federales que pude observar tomando fotos, y la gente ni se percataba. Es decir, que el carpeteo continúa. Quisiera ver ese Festival como era antes. Es justo y necesario.

Entiendo que Claridad se está oscureciendo.

PD: Recuerden fanáticos, es una opinión de acuerdo a la observación. No lo tomen personal. Gracias por leer y el apoyo. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.