miércoles, 11 de enero de 2017

SOLDADOS POR NECESIDAD, PLACER O PLANES FUTURO



Foto de Internet
Esteban Santiago


El caso del joven puertorriqueño, veterano de guerra, Esteban Santiago es uno de esos casos que te consumen el alma. No solamente por la situación de ser boricua, sino por los comentarios racistas e ignorantes de las personas que no entienden lo que es la guerra, lo que es querer ser soldado ya sea por necesidad o placer, y sobretodo no entienden que las enfermedades mentales no es un catarro ni escoge cuidadosamente a las personas. Un veterano quizás no padezca de alguna enfermedad mental, pero otro sí. Hasta mismos veteranos y soldados le han tirado tierra, fango; y eso es desastroso. 

Primeramente, no podemos comparar las guerras mundiales anteriores, con las guerras que han sucedido en estos últimos años. No es una sorpresa que el estadounidense hable mal del boricua porque siempre hemos sido estas personas de "reserva" cuando se necesita personas para la guerra, para ayudar en situaciones difíciles ya que los boricuas por lo general se van a "todas" como decimos coloquialmente. 

Me parte el alma escuchar la familia, sus declaraciones sin abogados, hablando desde su corazón sobre Esteban sin percatarse que los medios pueden cambiar todo, y hacer un mal terrible. Esta situación desató un debate épico donde pude constatar que hasta personas dentro de las fuerzas armadas de los Estados Unidos, personas con doctorado o educación elevada, sufrieran de una ignorancia, y una apatía terrible que me dieron ganas de vomitar.  

En lo personal, entré el 2001 al 2002 a las Fuerzas Armadas de Estados Unidos por Reserva. No entré por necesidad económica o porque mis familiares me obligaron, aun teniendo a un abuelo, veterano de la guerra de Corea. Entré por curiosidad, por saber tácticas de guerra que no enseñan en la universidad ni en la calle. Una cosa es una guerra civil, otra muy distinta sobrevivir a una guerra internacional. Quería aprender, quería saber disparar, sobrevivir, y aprendí mucho, el trato fue muy bueno, no hubo discrimen para ese tiempo por ser mujer, y luego que aprendí lo suficiente, "deserté", y fue en ese momento que pude ver la cara de rabia de los Estados Unidos porque luego de juramentar bandera para poder ir, y aprender, les dije que no iba a estar, que me salía, y ellos se sintieron utilizados. No está por demás decir todo lo que me advirtieron, que hoy día sigo esperando porque con ellos no sabemos. 

Esto no tuvo alguna influencia de mis padres, tampoco significa que mis padres me educaron mal como expresó la Prof. Laura Guerrero De León de la Universidad de Puerto Rico, que en un debate afirmó que ella educó bien a sus hijos, juzgando a los padres de otros jóvenes que hayan tomado la decisión ya sea por necesidad o placer de pertenecer a la milicia. Para ser profesora, fue negligente, usaba términos para referirse a mi persona con elementos de caballos, de tener una "gringola" cuando su apellido es de zoológico. Luego, trató de ofender a otras personas, y siguió su estupidez a conversaciones que en nada tenían que ver con la inicial, como la edad. Se expresó muy mal del veterano, del militar, de la persona que escogió ese camino, y desconozco si es una independentista de estas que sí se ponen "gringolas", y no quieren aceptar otras opiniones. Pero fue la experiencia más desagradable que he leído, que venga de una profesora que debe tener un doctorado.

Esteban alegadamente padece de sus facultades mentales, su familia lo expresó, y parece ser que la gente todavía no entiende cuando una persona está enferma mentalmente. Con tantas pruebas el gobierno de EEUU no hizo algo a tiempo. Entonces a mi mente viene la posibilidad de auto-atentados, son acciones que hace el propio país para desatar el caos. Ya Estados Unidos estaba saliendo de los latinos con la elección de Trump, y faltaba un empujón para no ayudar financieramente a Puerto Rico más alejarlo del estado 51. Ha sido un plan perfecto, aun cuando la persona presenta problemas mentales, y quien fue él mismo a buscar ayuda. 

Esteban Santiago está cualificado para la Pena de Muerte que impera en Florida, Estados Unidos. El gobierno de Puerto Rico puede intervenir de forma correcta, pero los recientes sucesos de la reforma laboral tienen entretenidos a la comunidad obrera y social del país. Santiago enfrenta el asesinato de 5 personas y 6 heridos, entre otras acusaciones bajo nivel federal. El tribunal federal ya le ha asignado defensores (dos) que son públicos que tienen la tarea de lograr convencer al juez o al jurado que Esteban padece de sus facultades mentales. ¿Cómo a una persona que presenta este cuadro clínico, que tuvo una situación de violencia doméstica con su novia, que fue a buscar ayuda al FBI sea cualificado para la pena de muerte?  El buscó ayuda. Mucho hizo. 

Veremos cómo se desarrolla esta noticia. 

No a la Pena de Muerte.
No a la Guerra.
Entendamos más a los Pacientes Mentales.

Si usted se encuentra en una situación mental muy deplorable puede llamar al 911 o a la línea PAS 18009810023.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.