miércoles, 13 de julio de 2016

LOS SUICIDAS



El suicidio es un tema bien serio, pero cuando te encuentras en situaciones como estas, lo que me da ganas es de salir corriendo. Desde hace meses detesto la palabra suicidio, aunque apoyo la eutanasia. Uno debe ser dueño de su destino y ser egoísta para terminar sus dolores o frustraciones de vida. Hay gente que habla bien bonito de la vida, pero todo es como un payaso: reír para no llorar. Nunca he intentado suicidarme, pero como todo ser humano que se desespera lo he pensado, pero sinceramente prefiero matar que matarme. Creo que las injusticias en la vida abonan a esa decisión, y la gente no quiere aceptar sus problemas. A veces hablando uno se quita las cosas de encima, pero he conocido tanta gente que habla de Dios, de la paz interna, del perdón, pero no son capaces de bregar con los demonios del pasado que los atormentan.

Los surfers, los que practican deportes extremos, los socialistas, los comunistas, las personas que pelean contra las injusticias del gobierno, los que van a la guerra o cometen un acto revolucionario son suicidas según lo escuchado ayer en un taller que tuve que ir. Sinceramente, estos temas son bien fuertes para mí, es como no querer ser una prostituta y tener que acostarte a la fuerza con mil viejos. Pero no hay salida, por la necesidad.

Estuve en un taller sobre el suicidio y el recurso fue la Dra. Aida Vélez, que puede ser comediante, pero sinceramente el tema como lo trabajó fue asqueante, atroz, y con constantes burlas que hacían sentir mal a las personas. Claro, la gente se quedaba callada porque aquí en Puerto Rico hablas de doctorados y se mean encima. Nadie puede corregirlos ni enfrentarlos, si lo haces, como yo lo hice, te cambian la conversación enseguida porque cuando uno tiene una educación, se instruye, y pasas por unas experiencias tienes una bomba bien pesá. Para colmo fue Mildred Picó desde la Oficina del Gobernador, y tenían esa mezcla entre Iglesia y Estado, pero ya no hago caso porque la Constitución del ELA es una mentira, por más que defendí la carta de Derechos, luego de años, pude entender que no tenía valor. El pensar que La Fortaleza me ayudará en un caso de suicidio es como una Tragicomedia. Ni la Policía de Puerto Rico sabe tratar pacientes con demencia, los puertorriqueños se burlan de los pacientes mentales, y la etiqueta en las escuelas, universidades, y trabajos es muy cruel. Tanto guille que tenemos, y no somos capaces de una palabra tan sencilla como “respeto”.

Personas mientras teníamos el break relataban como se habían suicidado sus parientes, y esta doctora hablando de forma burlona cuando el hombre se toma pastillas con un suicidio romántico como lo llamaba ella y la mujer valiente que se disparaba 3 veces. Hay cosas y hay cosas. Por más asqueroso que sea el tema, debe haber una seriedad, y hay situaciones que yo no paso ni una. Se burlaba del cáncer, del Alzheimer, de algunos suicidios, de pacientes de su consultorio, de patronos, que la miraba tan seriamente que ella se dio cuenta en decir que la gente seria no libera un químico que hace curar a las personas. Pues me jodí. Porque yo no me presto para estas comedias para hacer de una charla seria, una estupidez.

Primero, la mala coordinación del Municipio con el estacionamiento. Estoy hablando de Caguas, Puerto Rico. Luego, la encargada estaba como policía de vigilancia en la puerta, y me detuvo cuando me fui a beber unos medicamentos diciéndome que no me podía ir. ¿Qué deseaba ella, que me orinara y bajara con orín las pastillas en una esquina de aquella sala? El ver tantos empleados de ese municipio con ínfulas de grandeza, cobrando buenísimo y uno pensando que tiene los estudios y la capacidad, y no estar brindando un trabajo para del pueblo desde un plano humano, fue una incomodidad terrible. Ver empleadas con pelos rositas, menores que yo, apostando que cobran el doble que yo, allí sentadas tomando fotos. Ah porque las fotos eran obligadas sin ningún tipo de “reléase”. Para ambientar la sala, la persona que nos recibió que no tiene culpa de nada puso varias músicas hasta que nos inyectó música de Samuel Hernández desde Pandora con su celular que era interrumpido por llamadas o mensajes. Tétrico escuchar el levantar las manos como por ver 7 millones. También, querían que nos moviéramos para mesas al frente, es una falta de respeto tan grande, si escoges un salón para un taller, tienes que atemperarte al lugar. Yo no me moví, por qué tenía que hacerlo, había un proyector gigante, dos televisores, y un micrófono. Pues ella iba a cobrar miles por eso, que trabaje y se mueva. Es que repito, hubiese hecho un Stand up Comedy.

No le quito su conocimiento, es una mujer brillante, pero si ya se había retirado, que se quedara en su casa porque no estaba apta y punto. Sus comentarios desacertados eran terribles, y la gente callaba porque aquí tenemos miedo en hablar. Claro, ella no me preguntaba nada.

Entrando en materia dijo que las personas que iban a trabajar en comités de prevención contra el suicidio no podían estar obligadas, haber tenido cargas emocionales con un familiar o tener familiares bajo demencia porque si no se ha superado, eso iba a chocar con el trabajo propuesto. Pero hay tanta gente que no entiendo esto. Y es el dolor más grande, que una piensa que hay gente justa y lo que hacen en destruir tu carrera por su ineptitud.

Saben en Puerto Rico hay una baja en suicidios porque hay emigración, más mujeres intentan suicidarse, pero lo logran más los hombres. La edad antes de suicidas eran de personas mayores, pero ahora son de jóvenes. El peor momento de suicidio es en mayo, y yo que pensaba que era la Navidad, que la detesto. Escuchando las anécdotas, pude ver que la gente “profesional” no sigue protocolos antes de que se diera esta boom, y yo me pregunto ¿los buenos somos malos y los malos son buenos? Nos quiso educar históricamente sobre el suicidio, pero es más de lo mismo quien ha leído ya sobre el caso. Hay gente que debería tomar este taller, más serio por supuesto para que aprendan. Somos un pueblo particular, ni la ciencia ni lo que nos digan “profesionales” va a cambiar nuestra perspectiva. Pues yo creo que si una persona se mata en una casa, el alma se queda ahí. Lo he visto, y he tenido experiencias de casos horribles que se repiten de la misma forma. No sé si es el diablo pero como no le tengo miedo, pues no sé a quién atribuirle dicha situación. Criticó las religiones como la Santería, el Palo Mayombe, el Espiritismo, y ella debería ser parcial porque son religiones como cualquier otra. Hasta un ateo tiene derecho a recibir ayuda y respeto. Una allí dijo que los EMOS era una religión y yo no podía creer. Es una subcultura, no una religión. Pero todos acertaban la cabeza como robots porque el desconocimiento te hace afirmar lo que no es cierto.

Luego nos proveyó un test de señales de peligros y de casi 20 yo cumplía con 15. Jajajajajajaj, tengo que reír. Es la sociedad que estamos viviendo que te empuja a eso. ¿Cómo salvar la vida de alguien, si has vivido esos momentos? Y luego nos enseñó dos vídeos metiendo la feca que eran casos reales, y no es así. Eran personas que seguían un libreto. Se les notaba en su dicción y su forma de expresarse. A mí mongo no va por ningún hueco.

Al final el taller estaba tan ofensivo que se fueron 5 personas, y tenías que llenar una evaluación y esa mujer se puso agresiva porque al irse esas personas se descuadra y es dinerito extra. ¿Crees que a ella le importa lo que dijo allí? Ella lo que le importaba lo que iba a ganar. Se le notó en el rostro, así suelen ser los adinerados, juegan con el pobre y se aprovechan de esas cosas para poder ganar dinero de la porción que deja Estados Unidos para estos talleres en el Departamento de Salud.

Datos erróneos como el tiempo de espera en el Hospital de Psiquiatría en Río Piedras que dio que era de menos de una hora cuando yo he estado acompañando pacientes y se tardan 16 horas en atenderse. Cuando las enfermeras le ponen ropa interior usada por otra enferma a otra y la viran. Algo asqueroso, tampoco te quieren proveer el nombre cuando dan un mal servicio. La procuraduría del Paciente como Emergencias Sociales son unos ineptos. Y cuando la enviada del gobierno le dije que escogieron a Molina que APS porque cobraban menos pero el servicio era pésimo que una persona con esquizofrenia pasa una semana sin medicamentos lo que se le aprueba, no hizo algún comentario. Espero que los hijos del gobernador no le den estas condiciones para que no se tenga que joder como nos jodemos nosotros los familiares de pacientes mentales.

Quisiera saber cuál es el negocio $$$$$$$ de estos talleres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.