jueves, 16 de junio de 2016

CRISTIANOS, RELIGIOSOS NADIE LOS DEBE PERDONAR, YA ES TARDE


Creemos que cuando ocurren las cosas es cuando debemos actuar, debemos orientar, y educar. No esperar que sucedan para luego poder preguntarnos ¿qué hubiésemos hecho?

Para mí la matanza en el Club Pulse de Orlando, Florida no es un atentado terrorista, para mí no lo es, y punto. Nosotros tenemos que aprender a cuestionarnos lo que dice el gobierno, justicia, y los medios. No podemos creer todo lo que nos dicen. Tampoco puedo decir que el club era de gays porque allí iba todo tipo de personas: homosexuales, lesbianas, y heterosexuales. No todos los que van a club de gays son gays. También, es incómoda esta palabra de “comunidad” como si ellos vivieran en otra parte del mundo con un dialecto, y una sociedad constituida diferente a la nuestra. Son seres humanos que pagan impuestos, y tratan de ser seres productivos día a día como nosotros. Deben tener los mismos derechos como tenemos los mismos deberes.

Quiero que mi escrito sea primordialmente leído por aquellos religiosos, y cristianos que ahora están pidiendo perdón en masas porque escuchan a sus “hermanos en Cristo” burlándose o hiriendo más a las familias, amigos, y conocidos de estas víctimas. Primero, me solidarizo con las personas que de una manera u otra estuvieron envueltos en dicha situación porque perdieron a un ser querido de la forma más cobarde, y bien pensada ante una mente o mentes maquiavélicas con toda la estructuración posible. Por eso no me cuadra que es un atentado terrorista.

A los pastores, sacerdotes, personas que se alegran de esta matanza, no me avergüenza su conducta porque ustedes son peores. Son seres que roban a los feligreses a nombre de Dios, son personas que violan niños a nombre de Dios, son personas infelices que ese Dios que tanto promueven de justicia y amor no existe. No existe para ustedes, muchos de ustedes son adictos a diversas cosas, adúlteros, de mente enferma, violadores, personas que por creer andar con libro llamado "Biblia" con mil errores comprobados, entonces creen que pueden venir a juzgar, y criticar la manera de vivir de otros. Si usted no está de acuerdo con el matrimonio gay o la unión es tan simple de no seguir sus actos como cuando usted ve un adicto, y decide no meterse drogas. Es tan sencillo, pero cuando creen tener la potestad de criticar y juzgar viene el problema porque la mayoría de ustedes hacen cosas peores.

Me dirijo a los pastores, feligreses, y cristianos que están grabando vídeos en las redes pidiendo perdón por sus compañeros de religión o de creencia ya que encuentran aberrante que ellos se burlen o entiendan que los asesinados se merecían una muerte así. No los conozco, no sé qué tienen en su corazón, pero como ustedes usaron la facultad de su derecho de expresión, también uso el mío.

¿Por qué esperar a que ocurriese esto para pedir perdón por las expresiones que hacen todos los días sus “hermanos”? No me vengan a decir que nunca han escuchado estas personas hablando mal de los gays. ¿Y usted que ha hecho? Pues sencillo, hacer buche y tiempo. Es muy fácil pararse frente a una cámara, llorar un ratito, y pedir perdón por la vergüenza de los feligreses de sus iglesias o de los cristianos cuando todos los días ellos promueven en las redes sociales, en cartelones, y en los mismos cultos o misas el odio hacia los gays. Entonces, en ese momento usted no se ha parado de su silla, de su banco a detener las sandeces que dice su pastor o sacerdote. Una cosa es el respeto, pero si están actuando con tanta convicción tenían que demostrarlo desde un principio, no ahora. Si esa es su manera de sanar lo que han dicho personas de sus creencias, pues allá su medicina, pero encuentro que detrás de esa cara de indignación hay un símbolo de pauta porque ahora mismo ayer dijo una: “si nosotros lo hubiéramos aceptado no estuvieran en esa discoteca, y estuvieran en la iglesia con nosotros sirviendo a Dios”. ¿Pero es que no todos tenemos la necesidad de ir a la iglesia? Dios vive en cada persona que cree en El, y no hay necesidad de ir a un templo para demostrar que ese es el lugar correcto. A veces la sinceridad y la aceptación se encuentra hasta en una barra porque por experiencia propia sin ser lesbiana, he ido a diversas iglesias, y lo primero que hacen es mirarte la ropa, tus acciones, y la manera de comportarte. Como si ellos tuviera una vista de rayos X para decidir lo bueno o lo malo que haces en tu vida. Y mi experiencia relata que esa gente religiosa es la gente más mala que hay. No sé dónde está el espíritu santo que los hace mover como culebras o sus cánticos que parecen bandas de rock de heavy metal. Claro, claro que puedo criticar, estoy viva, soy productiva, profesional, y entiendo que si venimos a ver quiénes están haciendo las cosas mal, comienzo por ustedes, que sus mismos pastores viven en riquezas gracias a los demás, a los feligreses. Porque hay religiones con votos de pobreza, pero viven con tremendos carros, y casas donde se revoletean muchos ellos entre sexo con niños. No lo digo yo, lo dicen los hechos.

En fin, ya es tarde para que vengan a pedir perdón. Ya es tarde para que usted se sienta culpable por lo que han fomentado su religión, su gente, y lamentablemente así como generalizamos para todos, podemos generalizarlos a ustedes. Por personas como ustedes estamos así, vivimos en este mundo lleno de odio, de intolerancia, de la falta de respeto, y en vez de proveer herramientas para rescatar valores lo único que hacen es meter miedo como con el cuco sobre la salvación que es individual. Su iglesia no salva, su pastor no salva, son nuestras acciones.


Sus perdones no devolverán a esos seres humanos. Su llanto no vendrá a intercambiar la sangre por agua. Su palabra me hace hoy día dudar más de todos ustedes, y jamás me uniría a ustedes porque considero que la mayoría son unos hipócritas.. Sigo con mi Dios personal, sin intermediarios o alguien que pida perdón, luego de que ya sea tarde. En vez de estar llorando por una cámara en la web, vayan a los hospitales, donen sangre, lleven agua a los que están haciendo filas para donar, hagan actividades para que donen dinero a las familias por los sepelios. Pero no vengan allí hacer un culto, porque la religión ha hecho mucho daño en nombre de Dios. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.