sábado, 21 de mayo de 2016

CUANDO UNA NECESIDAD TE HACE HÉROE O LE DAS PODER A OTROS

Foto por Primera Hora


Saludos:

Quiero primeramente agradecer a todos los lectores, sus mensajes, y les prometo que poco a poco vamos a ir tocando los temas que me envían en sus mensajes a sinfiltrocomoes@gmail.com. Recuerden que si usted tiene alguna actividad pro fondos para alguna actividad benéfica o una persona tiene una actividad para recaudar fondos, en este blog se da la promoción completamente gratis. Igualmente si nuevos talentos en cualquier área desean darse a conocer, se concede una entrevista, completamente gratuito. Aquí no se gana nada, solo deseos de opinar, llevar humor, críticas basado en un lugar democrático, y otras cositas que van surgiendo por el camino. Gracias a la gente de Puerto Rico, Estados Unidos, Chile, Ucrania, España, Colombia, México, Alemania, Irlanda y Perú por los mensajes de esta semana. Muy agradecida, ya la familia va por 3,001,542.

Hoy quiero tocar un tema en el que ya he discutido bastante, pero la gente sigue preguntando cosas, en realidad yo no estoy muy metida en esa actividad, pero opino sobre ella.

No tengo algo en contra de los pacientes de cáncer, jamás. Tampoco tengo algo en contra de las personas que ayudan a estos pacientes y sus familiares, y más en esta situación económica tan deplorable. Claro que tengo mis teorías como que el cáncer ha sido promovido por ciertas bebidas, comidas, y agentes químicos en el aire con una visión de los grandes gobiernos para minimizar población ya que los países desarrollados tienen sobrepoblación, y esto incurre a que se muevan a países en vía de desarrollo donde la economía se estanca porque los trabajos que eran para la gente de ese lugar, muchas veces se los dan a los extranjeros porque cobran mucho menos. También, entiendo con otra de mis teorías que la cura está, lo que sucede que el negocio de las quimioterapias y medicamentos es como pegarse en la lotería. Los otros días estaba leyendo un experimento que hizo Estados Unidos que mutó unos mosquitos con una enfermedad y soltaron miles de ellos en una población de un estado al sur de EEUU, provocando que la gente se enfermara, agentes de las Fuerzas Armadas se hicieron pasar por médicos y voluntarios para anotar las incidencias, mientras las personas creían que era para curar a los enfermos que habían llevado a esas personas. De igual forma no podemos olvidar las personas que secuestran para experimentos medicinales como lo hacía Adolfo Hitler, y cuando los estadounidenses experimentaron con mujeres puertorrriqueñas al invadir a Puerto Rico en 1898.

En fin, vuelvo a opinar sobre la hazaña de Raymond Arrieta. A principios de este año Héctor Travieso en "Lo Se Todo" dijo que Raymond con esto de las caminatas buscaba popularidad y le cayó mucha gente encima a Travieso. El punto es que entiendo que Raymond hace esto de corazón por lo que le sucedió a Dagmar, que fue conmovido, y quiso hacer algo para ayudar. El problema es que esto se descontroló a tal punto que informa ahora que no quiere políticos a su lado y que esta sería su última travesía de esta forma. Que prefería otro tipo de actividad. Veremos cuál será el invento que debe venir de la mano de Tony Mojena.

Desde que Raymond comenzó este proyecto, se le pegaban como pulgas a una vaca lechera otros artistas y políticos para el "selfie" o gritar que estuvieron ahí. Es una pauta, es como cuando nos quieren meter por ojos, nariz y boca a Jeancarlos Canela. El tipo puede ser muy lindo, cantará bonito, pero ese ángel que tienen algunos artistas, no lo tiene. Entonces, aparece por todos lados y no se perdió este sucedo de la caminata cuando en su Venezuela están pasando cosas terribles en sus hospitales y no veo movilización, que él pudiese hacer lo mismo allá. ¿Quién la va a decir que no por caminar y recoger dinero para los hospitales? Ahora bien, el problema puede ser la seguridad porque allá es tierra de nadie, bueno acá también porque los robos a cualquier hora del día, la muerte de niños inocentes también expresan una tierra de nadie.

Una vez expresé mi experiencia al ver como las personas pasaban frente a mi carro, eso parecía el Carnaval de Río de Janeiro. Había gente no identificada con potes recogiendo dinero, y apuesto que no eran del equipo de Raymond Arrieta. Es que la organización de este evento se salió de las manos, entonces todo el que entra se puede aprovechar. La vigilancia es para los que camina, para proteger al artista, pero no están verificando uno por uno de los que tiene el pote para saber si ese dinero va al lugar correspondiente. Pude observar muchos menores de edad brincando, golpeando los carros con las manos, como con una algarabía que rayaba en lo eufórico por vacilón y no por compromiso. Cruzaban por donde no tenían que cruzar, le gritaban a las personas que no querían donar, y me dije "qué diablos es esto". Más allá, desde que Raymond comenzó con este proyecto, Telemundo lo tiene en sus brazos para arriba y para abajo con dos programas de televisión. ¿Ustedes saben que es esto? No, no lo saben. Mientras cientos de actores, actrices y comediantes se mueren de hambre por no tener taller, este hombre desde que comenzó a caminar se le duplicó el trabajo. Incluso, comenzó hacer más vídeos para promocionar marcas de carros y otros servicios. El boom, donde me dije que esto ya era ridículo fue cuando se la nada salió "Raymond y sus amigos". Todo el mundo se reía a la fuerza, quizás hay espacios de comedia que daban mucha risa, lo digo en pasado porque la misma gente dice que se cansó de lo mismo. No entendí cómo salió este proyecto de momento, tampoco el elenco escogido porque sinceramente ahí no todos son comediantes, y ya la gente por lo que escucho, se está cansando del programa al punto que están pidiendo a gritos un "refresh" para que cambien comediantes por Lizmarie Quintana, entre otros. 

Resulta triste, lo sé. Hay gente fanática que se molestará por lo expresado, pero no puedo evitar escuchar, intercambiar opiniones sobre esta situación. Vamos a ser honestos, la producción de Raymond se aprovechó de que la gente lo viera como un héroe para que hiciera programas, de todo un poco. Lo que falta es que le quiten el nombre de un estudio de Paquito Cordero a Raymond Arrieta. 

Hubo una carta que circuló por las redes donde hubo gente que se indignó y otros que le hizo mucha lógica criticando la acción de Raymond porque en realidad tal sacrificio no le toca a él sino al gobierno como lo garantiza la Constitución. Si dejaran de hacer tantas fuentes, poner tantas bolas de decoración, de hacer esculturas con material costoso, viajes innecesarios, festividades que no se atemperan con la austeridad, el dinero se duplicaría para ayudar. Pero no, ahora todo se lo dejaron a él. Ver como ahora los comercios cuando van a cobrarte te preguntan si quieres cooperar con la caminata de Raymond para aparecer en una promoción que tal cadena de tiendas o restaurantes hizo una aportación de X cantidad. Es que no fueron ellos, fueron los clientes que pesito a pesito les llenaron el potesito. 

En la pasada caminata, Raymond recogió sobre $974,591.37 dólares.  Debe ser más, pero es tan difícil contabilizar y el manejo del dinero en una algarabía como esta. Creo que es mucho más dinero, pero repito, no hay control con la gente que se mete en ese circo. Y no digo que Raymond se esté robando algo porque no es así, sino que por la falta de control es bien difícil. Demasiado. Entiendo que ellos debieron sobrepasar el millón, pero algo sucedió que no entregaron esa cantidad. ¿Ustedes saben que es ese sacrificio para menos de un millón? Ese hombre exponiendo su salud, mientras los responsables del bienestar de Puerto Rico están en el Capitolio tomando aire y texteando. Hay que ser justos mis hermanos. 

Esta carta salió en el 2004 si no me equivoco y la comparto con ustedes. No digo que estoy de acuerdo en desacuerdo pero analicen la misma por un momento. Ojalá que este año sea un éxito, pero no me como todo este novelón, Raymond es una persona íntegra, pero quienes están detrás de esto, vienen con otra visión aprovechando el esfuerzo de este hombre.

"Saludos Raymond, no soy de andar con rodeos, así que iré directo al grano: no camines más. Tu no me conoces, claro, no soy nadie, hasta mi esposa me niega a veces, eso me pasa por aumentar 100 libras desde que nos casamos. Pero no nos perdamos tiempo, hoy te quiero decir que eres una gran persona, de las mejores que conozco (bueno, en esa forma etérea que uno conoce los famosos). Por tantos años te he visto caminar por los pacientes de cáncer, arriesgar tu salud y hasta tu vida por las personas que sufren esa maldita enfermedad.
Déjame ser honesto, este mensaje no es para ti, es para el resto de nosotros:
No quiero vivir en un mundo donde Raymond Arrieta tenga que caminar para recaudar fondos. Estoy harto, apestao’ de vivir en un sistema donde un diagnóstico de cáncer puede ser una sentencia de bancarrota, de pobreza.
¿Qué hay que hacer, maldita sea? ¿Qué hay que hacer para vivir en un país donde una persona que reciba un diagnóstico de cáncer no tenga que preocuparse de cómo va a pagar su tratamiento? ¿Es esto mucho pedir? Que un paciente de cáncer viva en un país donde solo tenga que preocuparse por curarse, no donde se pueda dar tratamiento y como lo va a poder pagar. Que lo primero que le pregunten cuando entre a una oficina de médico o un hospital sea “¿Cómo puedo ayudarte?” en lugar de “¿Cuál es su plan médico?”
Carajo, si hay tantos países donde eso es así, ¿por qué aquí en Puerto Rico no?. De tantos, nos tenía que tocar el sistema donde la salud es sinónimo de dinero.
Raymond, tú lo haces con tanto amor y esfuerzo, y te admiro tanto pero…cuando caminas, les dejas saber a los que gobiernan que no tienen que cambiar nada. Que las cosas se pueden quedar como están porque siempre habrá gente buena como tú que hace lo imposible por ayudar a los que no pueden, a los que no tienen.
Me da tanta rabia, hasta lo más profundo de mi medula ver políticos buscando esa pauta contigo. Ellos viven a sueldos de $100,000 y son quienes precisamente mantienen las cosas como están porque sus campañas de elecciones están repletas de donativos de las mismas compañías o profesionales de la salud que gozan la bonanza de esta, de las que se les desborda la riqueza en acciones y ganancias, que si a $100 la pastilla, a $500 el suero de quimioterapia.

Esos mismos que permiten que maten árboles, que las cosas sigan como están, que los peces en la laguna sigan muriendo, que la contaminación que nos enferma continúe, esos mismos con su sonrisa, caminando junto a ti. Que hacen fiesta cuando a los del otro bando les sale el tiro por la culata sin sentarse a pensar, coño, ¿ayuda en algo esto al pueblo puertorriqueño?Ellos saben muy bien que el dolor de tus pies o el ardor en tu piel bajo el sol solo resulta como una curita, un parche, para un sistema podrido y maligno. Porque negarle tratamiento a un ser humano por no tener dinero es maldad. No me traten de convencer de lo contrario, lo es y punto. Es un sistema salvaje, medieval, barbárico¡Ay Raymond!, quiero vivir en un país donde no tengas que caminar, donde la gente se enfurezca tanto de como están las cosas, que digan…¡NO! Que ordenen un cambio. Que nunca más tengas que arriesgar tu vida para que otros reciban algo tan fundamental, tan básico, tan humano como es la salud.Yo sé que no me vas a hacer caso a esta carta Raymond, tu eres mejor persona que yo, y sabes que las cosas no van a cambiar, por lo menos, no por el momento.
Gracias Raymond, por ser como eres, por hacer lo que haces pero, quisiera con todas mis ganas, con todas mis fuerzas que no tuvieras que caminar un día más".
Esta carta fue escrita la página www.qiibo.com. Cada cual con su manera de ayudar, pero las cosas no me cuadran y punto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.