viernes, 25 de septiembre de 2015

TAMBIEN ORAMOS



Padre Nuestro que estás en el cielo
Usted que me escucha, lo sé, es cierto
Santificado sea tu nombre, como te impones
Me tiene en su mente, me oye
Y así estaré en tu reino
Aunque no sea santa, espero
Que sea positiva tu voluntad
Porque lo que hago, no lo hago simplemente por el mal
Y siempre dicen que nos escuchas
Por eso la voluntad es suya
Y que cuando haga esta vuelta
Sea con usted, es decir con su presencia
Soy pecadora, lo acepto
Como todo ser humano razonable, lo lamento
En mi brazo su rostro está tatuado
En mi cuello tengo colgado el rosario
Te invoco, te pido y te agradezco
Porque aun como sea, yo sé que eres bueno
Y me persigno para lograr mi objetivo
Que quizás de la otra persona no es el mismo
Pero Dios tú que sabes de mis pecados
Sabes que nací en otra rumba, en otro estrato
Tengo que hacer cosas para subsistir
Porque aquí el pobre como sea debe sobrevivir
Cuando alguien no tiene yo le proveo
Para cuando yo no tenga, alguien me de consuelo
No voy a misa por no dar socialmente la cara
Debo ocultarme desde la mañana
Y por las noches el trabajo es más pesado
Pero sabe que de usted nunca me he ocultado
Y si encuentras que es malo lo que hago
No lo hubieses permitido si acaso
Muchos me dicen que nos diste libre albedrío
Pues cada cual hace lo que ya está decidido
Perdóname por a veces no seguir tus mandamientos
Pero sabes la realidad en que estamos viviendo
Pero estás consciente que al salir de casa hago mi oración
Que en enemigo caiga es la misión
Para que llore mi madre que llore la ajena
De los negocios humanos se que no le interesa
Pero lo llevo presente al llevar comida a mi mesa
Aunque esto conlleve hacer dinero con manteca
No soy hipócrita, soy sincera
No soy de las que andan con biblias, y después en ti se defecan
Tampoco le llamo “El Duro” porque es una falta de respeto
Porque los duros de verdad están dando fuego
No voy a la iglesia, para comulgar y después salir
Como hacen tantos que luego de tener tu cuerpo se ponen a maldecir
Señor, también te recuerdo a cada hora
Porque quiero que sepan que los malos también oran.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.