viernes, 25 de septiembre de 2015

OPORTUNIDAD LABORAL PARA UN EX CONVICTO








Ayer estaba viendo un documental de cómo una niña sin sentimientos, con síntomas de psicópata, y sin alguna capacidad para reconocer la maldad había estado mejorando gracias a unas terapias. Esto ocurrió para el 1989, y ella no alcanzaba los 9 años de edad. Trató en varias ocasiones de matar a su hermano menor, pensaba acuchillar a sus padres adoptivos, mataba animales, se masturbaba hasta sacarse sangre. ¿Se preguntarán por qué? Esta niña y su hermanito quedaron huérfanos de madre al año de la niña nacer, quedaron al cuidado de su padre un alcohólico que los abusó mental, verbal y a ella sexualmente. Me dio mucha lástima verla diciendo lo que le hacía su papá, pero ella decía que eso fue un sueño. Es decir, el padre la violaba a un año de edad, pero ella no se recordaba literalmente, pero sí lo explicaba en como si fuera un sueño. Y seguimos venerando el alcohol, y aceptando su patrocinio para cualquier actividad. Mundo capitalista al fin.


Personas como este padre, son personas enfermas, y eso todavía no lo entienden muchas personas en esta sociedad. Los comportamientos humanos son basados en las experiencias. El ejemplo de esta niña, muestra una futura asesina, pero gracias a la pronta acción de sus padres adoptivos comenzó a tener sentimientos, tanto así que al final de la entrevista comenzó a llorar, algo que nunca había experimentado por arrepentimiento. Me pregunto: ¿cuántas personas pasan por abusos, pobreza, marginación, violencia, y siguen creciendo convirtiéndose en seres sin ética, moral, dignidad?

A veces nos quejamos de los chamaquitos bandoleros, pero ellos han pasado por las manos de médicos, maestros, familiares, y hasta vecinos los han visto crecer. ¿Por qué al ver una conducta errada, la gente en vez de señalar, no denuncia? Hay formas en denunciar anónimamente, sin tener que caer en lo que la calle llama: “chota”.

Hago esta introducción porque hay una realidad en Puerto Rico que nadie le ha metido mano. Todo esto depende, claro está, del crimen cometido. Si un ex convicto ya cumplió su condena, ¿por qué no borrar el crimen del documento de buena conducta lo que hizo y pagó a la sociedad? Explico a continuación.

Casos como asesinatos, violaciones sexuales, entre otros actos aberrantes, lo entendería, no daría oportunidades para evitar un nuevo crimen porque son personas que su capacidad mental está comprometida. Pero hay casos que si el socio penal estudia detenidamente, puede ver que ese convicto, sea hombre o mujer, tiene un historial. Si hizo años en cárcel por drogas, pues ya cumplió. El problema recae que al salir, si tratan de buscar un trabajo, se les niega porque están rotulados. La mayoría de nuestros jóvenes consiguen su dinero en la calle, porque la economía está mal. Karl Marx lo decía, que cuando hubiese problemas económicos la violencia aumentaría, y lo hemos visto a través del tiempo como gente buena y honrada terminan en acciones ilegales por casos de robo, corrupción, narcotráfico, entre otros.



El Departamento de Corrección y Rehabilitación no está cumpliendo con su nombre. Si no corriges ni rehabilitas a un confinado, estás creando un posible re-ingreso. Fui voluntaria por una década en las cárceles, y pude ver que la falta de actividades, trabajos, clases, libros, entre otros, hace que el confinado se aburra, se una a otros que son peores, y corra una mente llena de maldad. Están prejuiciados, muchos de ellos saben que su futuro se puede ver tronchado, otros la familia los abandona, y tienen que volver a la calle. Entonces estamos gastando el doble económicamente de mantener a un confinado. A esto se le suma las organizaciones y grupos dentro de las cárceles de confinados, que tienen sus leyes, reglamentos, pero también no van en vía de una rehabilitación. No es un secreto que en las cárceles hay puntos de drogas, que un joven entra sin vicio y sale con vicio. No es un secreto que los cigarrillos es la paga. No es un secreto que no solo hay familiares que entran drogas, celulares, entre otras cosas sino los mismos guardias corruptos que por necesidad económica fallan a su ética laboral. Entonces tenemos un sistema penal deteriorado, donde todos se unen y socialmente son marginados. No podemos tapar el cielo con una mano.

José Piculín Ortiz


Hay convictos asquerosos que deben estar encerrados toda su vida, pero hay otros que por casos no tan meritorios hacen un tiempo increíble, y pierden la fe. La sociedad los señala, los rotula, ¿y quién va a emplear una persona así?

Gloria Trevi


No todos somos perfectos. No todos los convictos son culpables realmente. Muchos tienen un buen corazón, y vienen de hogares disfuncionales donde quizás no entiendas el concepto porque no has vivido en uno de ellos. Hay padres que simplemente siguieron teniendo hijos y se “colgaron” como padres. Hay padres que crían a sus hijos con valores y los chamaquitos se crían en lugares donde se dañan. Y entiendo que en ese momento, papá o mamá debe buscar ayuda, y el gobierno ofrecer la misma. Tampoco es meter al joven a un hogar sustituto porque lo que me han contado en Puerto Rico da ganas de llorar. Las Instituciones Juveniles son tierra de nadie, cientos de jovencitos ignorantes creyéndose que tienen un control en un mundo que no existe.

Kobe Bryant


Si no se corrige esto, entonces estamos creando nuevos reos, nuevos gastos, nuevos adictos, y en vez de crear personas productivas, re-creamos nuevamente delincuentes. Lo peor también es que hay ex delincuentes, que se recogen, enganchan los guantes y cuando ven personas que están pasando por lo que ellos pasaron, los señalan, los humillan, y no tienen esa empatía que se necesita para salir hacia delante ofreciendo un trabajito.

Patricia Corcino - modelo arrestada 


Otra cosa es el tipo de trabajo, al confinado lo mandan a pintar, limpiar, ornato, y los mejorcitos a la artesanía. ¿Pero dónde están los confinados que quieren estudiar carreras profesionales? Entiendo que hay currículos, profesores que donan sus tiempo, personas que darían de su tiempo para enseñar otras cosas, pero por un lado está la desconfianza en Corrección, y por otro que el confinado se le dañe la mente y cometa algún acto de delincuencia. Además, ni hablar de sus padecimientos mentales porque todo aquel que se le deniega su libertad, sufre severos trastornos entre psicosis, esquizofrenia, trastornos en el sueño, bipolaridad, entre otros que no son tratados en las cárceles como debe ser.

Rubén Berríos - por Vieques


Hay cárceles que usan como base la religión, pero debemos recordar que no todo se puede quedar en la religión porque apuesto que salen 10 confinados de la cárcel, a pedir trabajo a los hermanos de x iglesia y ninguno se los dará.

María de Lourdes Santiago - por Vieques


Ahora bien, no todo es pesimismo. Hay ex convictos que se han propuesto cambiar contra de viento y marea, han estudiado, han creado sus negocios, han comenzado trabajar en lugares donde el dueño cree en las segundas oportunidades. Un dueño que emplea a un ex convicto, saca un criminal de las calles.

Eliezer Ramos


Seamos honestos, mientras por crímenes de narcotráfico, entre otros sigan apareciendo en el documento de Conducta que te piden para un empleo, será otro desempleado más. Peor aún, hay ex convictos que no se dan por vencidos, los conozco y se inventan mil cosas, pero a la delincuencia ni a la cárcel vuelven. Pero está el que al ver que las cosas le van saliendo mal, no tienen ayuda, vuelven y peor. ¿Por qué peor? Porque caen en las garras de la adicción. Un adicto es un arma cargada por nuestras calles.

Tego Calderón 


Quisiera saber qué patronos contratan ex convictos, porque los hay, pero no es algo habitual. En un estudio que realicé en el 2008, acudí a Plaza Las Américas, alrededor de 120 locales, y en 118 me dijeron que no emplearían a un ex convicto. Luego fui a varios locales en los pueblos y de 120, 89 dueños me dijeron que sí, que darían una oportunidad. Es decir, que todo no está perdido.

Prodigio Claudio


Hay ex convictos que estudian, que montan sus propios negocios, que tienen habilidades, que preparan charlas para llevar a escuelas y universidades como un trabajo cobrando por ellas informando sobre sus experiencias. Entre otras ideas más. Hay un campo gigante para sacar las garras y sobrevivir, pero si el ex convicto es flojo de mente volverá a lo mismo. Sí me molestan los ex convictos que se les ayudan, y prefieren volver a la calle porque no era lo mismo que ganaban. Entiendo que la calle no está como antes, que el nivel de tolerancia es cero. Y uno no puede juzgar ni señalar si se tienen hijos porque los puedes criar con valores, pero en esta sociedad que estamos viviendo cualquier situación puede ser un detonante para crear otro delincuente más.

Osvaldo Ríos - actor


Sé que muchas personas estarán en desacuerdo en la relación de limpiar el record, pero es cuestión del papel, el gobierno puede seguir manteniendo un archivo de esta persona que se buscó un caso o varios por lo mismo. Pero si no les damos la mano a estas personas que desean ser productivas en la vida, no podemos esperar que la situación de violencia en este país mejore.

Elizam Escobar, famoso artista y escritor puertorriqueño


No podemos seguir aplaudiendo al cantante que en sus liricas habla de puntos y de lo bien que vive cuando en realidad es de clase alta, nunca ha pasado hambre, los vicios que tiene ahora son por vacilar porque lo han tenido todo. Entonces cantan unas cosas tan fantasiosas como Disney World y siempre un chamaquito cae. No podemos seguir venerando a la gente que crea este tipo de situaciones porque tristemente hay un descontrol en Puerto Rico, y creo que en otros países pasa lo mismo.

Will Smith


¿Por qué un convicto o ex convicto no puede aspirar a ser una persona productiva y exitosa? Los conozco y le han demostrado a la sociedad y su familia que han podido. Lo que todavía no entiendo es qué cosas hace el Departamento de Corrección para rehabilitar al delincuente. Los he visto entrar por crímenes bobos o fabricados, por tonterías, porque han venido de una infancia asquerosa, y cuando salen, están peor. No respetan la vida, no valorizan la libertad, se encuentran personas dispuestas a brindarles la mano y se quedan pegados a la delincuencia porque de una forma tan extraña le han tomado un gusto a sabiendas que el narcotráfico en Puerto Rico no está como antes. Cuando veo las fotos que suben reclusos y reclusas en poses sexuales, desnudos, me da una idea como ser pensante que están tan aburridos que es lo único que pueden hacer, faltando a su dignidad para llamar la atención. No me quiero imaginar los que caen presos o presas por boberías o siendo inocentes que se convierten en las cherrys de presos abusadores.

Michelle Rodríguez - actriz Fast & Furious


Salen en dos vertientes: positivos o negativos. He visto muchos que se ponen a estudiar barbería, uñas, comienzan trabajando para otros, o desde sus casas, siguen así hasta que montan sus negocios. Lamentablemente la economía en la Isla está horrenda y esos ex convictos deben entender que las cosas no son fáciles, pero deben tener fuerza de voluntad y más si hay gente que los apoya.

Aldo Matta, cantante y animador puertorriqueño


Hay familiares que sí les importa, pero no pueden estar detrás de ellos 24/7 porque también tienen otras responsabilidades. No creo en la marginación a muchos de estos seres porque la vida en su niñez y adolescencia los empujaron a este camino. No todos tienen la madurez para afrontar situaciones difíciles y caen en las garras de la delincuencia.

Pitbull


Pero hay tantos casos que si ya la persona cumplió con su condena, no veo la razón del por qué no ofrecer la oportunidad de dar un record limpio. Incluso creo que hasta pueden hacer un sistema que el patrono busque en realidad sus delitos y que decida. Pero un patrono al ver un documento crucificado o leer la dirección que proviene de un caserío, barriada, barrio es sinónimo a no darte el empleo. Incluso, hay muchos que les interesa irse para las fuerzas armadas estadounidenses porque la misma sobrevivencia en la cárcel es similar a un campo de batalla, y pueden ser útiles porque el preso se las ingenua por la falta de recursos y cosas que carecen.

Bruno Mars


Espero que este blog en especial, le llegue a patronos que aceptan ex convictos con casos no graves, que le llegue a ex convictos que tienen su negocio o su trabajo y quieran compartir su historia, quisiera que le llegara al Secretario de Corrección y Rehabilitación. Que le llegue al gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, que llegue a cada punto útil para que vayan idealizando nuevas estrategias. No podemos seguir manteniendo bocas en un lugar encerrados, creando monstruos sin ser rehabilitados, para encontrarse en la calle solos sin apoyo y que vuelan a lo mismo o peor. En realidad he conocido tantos con tan nobles corazones, que han hasta llorado relatando desde su niñez, adolescencia, los abusos sexuales dentro de las cárceles, y la espalda de la familia y los amigos.

Paulo Coelho


Y si un confinado tiene acceso a este blog. Miren la prensa, pregunten a sus familiares, ejerzan presión que no sigan cometiendo tantas barbaridades para que este pueblo mejore. No todos los que están dentro son culpables y en la calle conozco gente con corbata que sí los son.

Nelson Mandela convicto por casi 30 años


Si usted es un patrono de cualquier trabajo que cree en la rehabilitación y la segunda oportunidad a ex convictos y ex convictas favor de comunicarse a letrasenguerra@gmail.com  o letrasenagua@gmail.com. Así podría colocar en un blog aquellos seres humanos que creen en las oportunidades y ponemos a muchos de estos seres a trabajar dignamente.

Tenemos que comenzar a cambiar las direcciones de la vida para crear un país productivo y dejar los prejuicios a un lado. Es lamentable que se le de tanta atención a series de confinados o confinadas y no puedan prestar atención a los reos que sí lo necesitan.


No juzguemos, porque cara vemos y corazones no sabemos.

***

ARTICULO DEL PERIÓDICO PRIMERA HORA

Rehabilitados y felices dos ex reos

Por Mariana Cobián04/24/2014 |





Juan Carlos González Rivera y María Berríos promueven que empresas les den trabajo a ex confinados. (jose.reyes@gfrmedia.com) 

Luego de cumplir sus sentencias por cargos de narcotráfico, dos ex confinados narran sus experiencias y hablan sobre su proceso de reintegración a la sociedad.
Apenas tenía 22 años cuando ya tenía carro, prendas, dinero, todo lo que hubiese podido desear. Dejó la escuela en séptimo grado, y poco después, ya poseía su propio punto de drogas. Su ganga era poderosa, y él también lo era. Pensaba que lo tenía todo, que era feliz.
Diecisiete años más tarde, Juan Carlos González Rivera reconoce que todo eso fue un "entretenimiento".
"Me exponía a morir tantas veces, pero estaba entretenido y no me daba cuenta. Ahora he podido experimentar la verdadera felicidad que se obtiene como consecuencia de hacer las cosas correctamente, que no tiene que ver con dinero", expresó Pachi, como le dicen sus allegados.
Pachi relató que se salió de la escuela en séptimo grado y se rebeló contra sus padres.
 "Me fui a la calle a encontrar lo que no tenía en mi casa: libertad, hacer lo que me daba la gana. Irónicamente, buscando esa libertad, caí preso", recordó González Rivera, a quien distintas personas le aconsejaban que buscara de Dios, pero él les contestaba que su dios era el dinero y las drogas.
"Hasta que, gracias a Dios, un buen día me arrestaron. Fue lo mejor que me pudo pasar", agregó.
Pachi fue arrestado el 23 de abril de 1997 por narcotráfico. El día que fue detenido por agentes federales junto con otras tres personas, se disponía a matar a quien resultó ser el agente encubierto que los investigaba. Fue sentenciado a seis años y medio de cárcel y cinco años de libertad supervisada. Cumplió la pena en el Centro de Detención Metropolitano (MDC, por sus siglas en inglés), en Guaynabo.
Recordó que fue el juez federal José A. Fusté quien lo sentenció y quien le dijo que un confinado es una persona que no tiene capacidad de convivir en la libre comunidad. Esas palabras, según confesó, las entendió hace poco tiempo, pero "cambiaron mi vida".
No obstante, su rebeldía continuó en prisión, a nivel de que la primera semana fue enviado al llamado hoyo o hueco, como él le dice, por pelear con otro confinado. Dijo que hizo cosas que nunca nadie había hecho, como prender fuego al techo de la unidad. De hecho, perdió la cuenta de cuántas veces fue enviado a dicha sección de máxima seguridad durante los primeros tres años de su sentencia.
Relató que un día que fue enviado al hoyo, logró llevarse un radio portátil tipo "walk man". Allí, mientras cambiaba estaciones, dio con una persona que hablaba del Evangelio y "por alguna razón, me quedé escuchando". Así fue que entendió que lo que había hecho estaba mal, que estaba preso por su culpa, y comenzó a llorar.
Contó que al bajar a la unidad, se lo dijo a sus "amigos", quienes comenzaron a reírse a carcajadas. Fue entonces cuando conoció a José Cardona, quien se convirtió en su mentor y lo ayudó a que terminara su cuarto año.
Salió de la cárcel a una media casa, y comenzó a trabajar y a estudiar sociología en la Universidad de Puerto Rico (UPR), donde conoció en 2004 a su ahora esposa. Luchó por la custodia de su hijo, y lo logró cuando éste tenía 11 años. Ahora tiene 18 años y estudia pedagogía en la UPR, según señaló.
"Él es mi orgullo. Es totalmente distinto a lo que yo era. Es bien educado, no falta el respeto, aplicado en sus estudios. Para mí, la vida de él y de mi esposa han sido el motor para mantenerme firme... Ahora soy feliz", añadió Pachi, quien ahora tiene 39 años y se desempeña como camionero de la compañía de reciclaje de aceite de cocinar usado, Edelcar.
Pachi también ofrece su testimonio ante estudiantes en escuelas, a donde asiste en un uniforme de preso que confeccionó. Cuando ofrece sus charlas, pide a los policías que lo lleven esposado a los planteles para impresionar a los jóvenes y provocar que escuchen lo que tiene que decirles. Les enfatiza que terminen sus estudios, y que "no crean la mentira de la calle, que lo que trae es la cárcel o la muerte".
Igualmente hace María Berríos, quien va a las escuelas a llevar su testimonio, después de pasar tres años en prisión por cargos de narcotráfico por "relacionarme con personas no adecuadas, en un ambiente no favorable".
"Mi vida cambió por completo. A veces tenemos todo, buena familia, nos dan las herramientas, pero somos nosotros los que tomamos las decisiones, y es cuando empiezas a valorar cada segundo que pasaste con tu familia, cada bocado de comida que te gusta, hasta el tapón, porque quiere decir que estás libre", destacó la joven de 29 años.
María cumplió su condena en una institución en Virginia del Oeste. Allí tomó todos los cursos que pudo, ya que estaba decidida a rehacer su vida una vez saliera de prisión. Desde que fue sentenciada por el juez federal Francisco A. Besosa, le solicitó que la pusieran en un programa de rehabilitación y en una prisión donde pudiera estudiar y trabajar. En la cárcel, fue hasta instructora de zumba, cuidadadora de los niños que visitaban a familiares, trabajó en un garage, entre otras labores.
Apenas salió el año pasado, y acudió a las oficinas de One Stop Career Center de Puerto Rico, organización sin fines de lucro que brinda ayuda a exofensores para obtener estudios, trabajo, vivienda y servicios de salud. Allí consiguió trabajo como recepcionista.
"Todos cometemos errores. Lo veo como una lección de vida, estaba en mi destino estar presa", indicó María, quien ahora vive con sus padres porque quiere pasar más tiempo con ellos. La fémina además recobró la custodia de su hija, que tenía dos años cuando fue arrestada. La niña tiene ahora seis años.
Tanto Pachi como María recibieron ayuda de One Stop, organización que junto a la Casa Alborada llevarán a cabo una actividad llamada "Conversatorio... Patronos transformando a Puerto Rico", la cual busca que compañías empleen a exconfinados, y los orienten sobre los beneficios contributivos y de salarios que pueden recibir. Casa Alborada ofrece servicios de transición y reintegración a la comunidad a ofensores en la jurisdicción federal.
Pachi y María le hicieron un llamado a los patronos para que les den la oportunidad de empleo a exofensores.
"Que no le nieguen la oportunidad a una persona. Que nos den la oportunidad de demostrar que sí podemos. No todos salimos con la misma actitud, pero no van a saberlo hasta que se les dé la oportunidad. Y a los exconfinados, que si les dan la oportunidad, que la aprovechen bien. Persona que no aprovecha las oportunidades se traiciona a sí mismo", dijo Pachi.
"Todos merecemos una oportunidad. El que esté libre de pecado, que tire la primera piedra. Cuando uno escribe en computadora, puede cometer un error, y le puede dar 'delete'. Uno puede darle 'delete' a lo que fue el pasado de esa persona y darle esta oportunidad", señaló María, por su parte.
Para más información, puede llamar al 787-767-6266 o 787-919-0470, o escribir al correo electrónico responsabilidadsocial14@gmail.com.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.